Una familia mártir, ejemplo propuesto por Benedicto XVI
al próximo
Congreso Mundial de Familias en Madrid

Ejemplar familia de cinco beatas mártires: Maria Teresa Ferragud Roig, de 83 años, madre de siete hijos religiosos y sacerdotes, cuatro de ellos murieron mártires con ella: María Jesús, Verónica y Felicidad Masiá Ferragud, clarisas capuchinas, y María Josefa, agustina descalza. Las cinco beatas fueron martirizadas juntas el 25 de octubre de 1936, fiesta de Cristo Rey, en el lugar llamado  "Cruz cubierta" en Alcira (Valencia).

 

Del 25 al 27 del próximo mayo Madrid será sede del 6º Congreso Mundial de las Familias, en que líderes, expertos y activistas pro-familias de los cinco continentes reflexionarán sobre la dignidad humana, la familia natural y la defensa de la vida.

La familia de María Teresa Ferragud Roig, martirizada junto a sus cuatro hijas religiosas contemplativas durante la persecución religiosa en España de los años 1934 a 1939  ha sido propuesta por el Papa Benedicto XVI junto a otras cuatro familias como modelo para el próximo VI Encuentro Mundial de Familias martirizada junto a sus cuatro hijas religiosas contemplativas

Video sobre la familia mártir Ferragud:

http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=D1xBZaS7mPs#t=0s

 

Una familia de beatas mártires: Teresa Ferragud y sus cuatro hijas,
las tres clarisas capuchinas:
Sor María Jesús, Sr Felicidad y Sor Verónica,
y Sor Josefa, agustina descalza.

 

 

Cruz cubierta, lugar de martirio de Maria Teresa Ferragud y sus cuatro hijas
 el 25 de octubre de 1936.


María
Teresa Ferragud y su esposo Vicente Masiá, tuvieron nueve hijos. Además de las cuatro hermanas mártires, otros dos hijos profesaron también como religiosos capuchinos. Tras el alzamiento militar del mes de julio de 1936 las cuatro hermanas religiosas, las tres clarisas capuchinas del convento de Agullent, y su  hermana Josefa, religiosa agustina del convento de Benigánim, se refugiaron en casa de sus padres. La tarde del 19 de octubre fueron detenidas por el comité de milicianos de Algemesí, llevándoselas detenidas a la cárcel.  

María Teresa tenía 83 años cuando el 25 de octubre de 1936, fiesta de Cristo Rey, supo que las iban a sacra para sacrificarlas, y  pidió acompañar al suplicio a sus cuatro hijas religiosas. La madre "quiso seguirlas para no abandonarlas" diciendo a los verdugos: "Donde van mis hijas voy yo".

Conducidas al lugar de ejecución, la madre Teresa pidió ser ejecutada la última para poder así alentar a sus hijas a morir por la fe. Las cinco fueron martirizadas ese día en la Cruz cubierta de Alzira (Valencia), y fueron beatificadas por el Papa Juan Pablo II en el año 2001 junto a otros 229 mártires de aquella persecución religiosa.

El insigne martiriologo valenciano Ramón Fita, delegado episcopal de la comisión diocesana para la Causa de los Santos, la presentación de la familia Ferragud como modelo cristiano de la familia por parte de Benedicto XVI es "una gran alegría para nuestra diócesis y para la Iglesia universal".

Los Beatos Luis Martin y Maria Celia Guérin, padres de Santa Teresita del Niño Jesús,
propuestos también como modelo ejemplar de familia

Las otras cuatro familias propuestas como modelos por Benedicto XVI para el EMF son las de Basilio y Emilia, matrimonio del siglo IV de Capadocia (actual Turquía), que tuvo nueve hijos, cuatro de ellos santos; el senador Gordiano y su esposa Silvia, padres del Papa Gregorio Magno, que vivió en el siglo VI; los beatos italianos Luigi y María Beltrame Quattrochi, del siglo XX, primer matrimonio elevado a los altares, en 2001; y los franceses Louis Martin y Marie Zélie Guérin, que vivieron en el siglo XIX, padres de Santa Teresita del Niño Jesús y beatificados en 2008.

LA NUEVA MADRE DE LOS MACABEOS

Como la madre de los siete hijos macabeos exhortaba a sus hijos ante el martirio de cada uno y al último derramaba desde sus entrañas toda su fe y ternura con estas palabras: Hijo mío, ten piedad de mi, que te llevé nueve meses en el seno, te amamanté y crié tres años y te he alimentado hasta que te has hecho un joven. Hijo mío, te lo suplico, mira el cielo y la tierra, fíjate en todo lo que contienen y veras que Dios lo creó todo. No temas a ese verdugo, no desmerezcas de tus hermanos y acepta la muerte. Así, por la misericordia de Dios, te recobrare junto con cllos. (Macabeos, 2, 7,27). Esta misma escena se actualizó aquel 25 de octubre en la Cruz Cubierta de Alcira.

LA RAÍZ DE DONDE PROCEDEN ESTAS AZUCENAS

El 23 de noviembre de 1872 Dios unía en santo matrimonio a dos jóvenes de Algemesí: Vicente Masià Ferragut, de 21 años de edad, y María Teresa Ferragut Roig, de 19 años. Ella nació el 14 de enero de 1853, y fue bautizada aquel mismo día en la parroquia de San Jaume Apóstol. La educación que recibió de sus cristianos padres se manifestaría a lo largo de toda su vida, siendo modelo de joven, de esposa y de madre, y cristiana comprometida. Supieron formar un hogar con raíces profundamente cristianas.

 

MARIA TERESA FERRAGUT ROIG

Su vida de piedad era muy intensa. Diariamente recibía al Señor, fomentando en su alrededor ese espíritu de vida sobrenatural que hace fácil el servicio de Dios.

Procuraba templar anualmente su alma con los ejercicios espirituales, fortaleciendo así su carácter, que la hizo ejemplar como la mujer fuerte de la Sagrada Escritura. Nueve hijos fueron el fruto de su matrimonio:

LAS HIJAS MAYORES

María Teresa: nació el 18 de septiembre de 1873. Ingresó en el convento de San Julián de las Agustinas Ermitañas de Valencia con el nombre de Sor Concepción. Falleció en 1927. María Felicidad, nació el 5 de Junio de 1876.

BEATA MARIA JESUS MASIÁ FERRAGUT

María Vicenta nació el 12 de enero de 1882 y fue bautizada el mismo día en la iglesia parroquial de San Jaime Apóstol de Algemesí. A los 18 años ingresó en el convento de Clarisas Capuchinas de Agullent (Valencia), tomando el nombre de María Jesús, y profesó el 26 de enero de 1902.

BEATA MARÍA VERÓNICA MASIÁ FERRAGUT

Nació en Algemesí (Valencia) el 15 de Junio de 1884 y fue bautizada al día siguiente. Ingresó en el monasterio de Clarisas Capuchinas de Agullent (Valência), vistiendo el hábito el 18 de enero de 1903.

BEATA MARIA FELICIDAD MASIÁ FERRAGUT

Nació en Algemesí (Valencia) el 28 de Agosto de 1890. Vistió el hábito en el monasterio de las Clarisas Capuchinas de Agullent (Valencia) el 17 de Abril de 1909. Emitió los votos perpetuos el 26 de Abril de1913.

Las cuatro hermanas religiosas volvieron a su casa de Algemesí al comienzo de la revolución de 1936, haciendo vida de comunidad, completamente entregadas a la oración, hasta que fueron detenidas el 16 de octubre.

 

LA MADRE ACTUALIZADA DE LOS MACABEOS

Su madre Teresa no quiso abandonarlas y salió con ellas. Encarcelaron a las cinco en el monasterio de Fons Salutis, que serbia como cárcel, donde permanecieron ocho días serenas y resignadas. Finalmente,.

La noche del, domingo y festividad de Cristo Rey 25 de octubre de 1936, los milicianos condujeron a la madre y sus cuatro hijas a derramar su sangre por Cristo. Quisieron dejar a la madre pero ella se opuso para proteger la honestidad de sus hijas y ser fusilada con ellas la última. Al verlas caer una tras otra, las animaba, diciéndoles: “Hijas mías, sed fieles a vuestro esposo celeste y no queráis ni consintais los halagos de estos hombres". Llevadas en un camión al lugar llamado la "Cruz cubierta", en dirección de Alcira, allí fueron martirizadas. Los cuerpos de las

cinco mártires fueron enterrados en esa localidad. Actualmente descansan en la parroquia de San Pío X de Algemesí.

 

 

TRASLADO DE LA RELIQUIAS

Algemesí se había ido preparando para el gran acontecimiento del traslado de las reliquias de las Beatas Mártires, desde la Parroquia de San Jaime, donde nuestras beatas mártires, habían ido creciendo y madurando en su fe, hasta la Parroquia San Pío X. El templo estaba engalanado profusamente. A los pies del altar mayor, estaban expuestas las cinco urnas con las reliquias de las beatas Mª Teresa Ferragut y las de sus cuatro hijas Sor Mª Jesús, Sor Mª Verónica, Sor Mª Felicidad (Capuchinas) y Sor Josefa de la Purificación (Agustina Descalza), bajo la mirada de la Mare de la Salud, Patrona de Algemesí. El coro, tras el salmo 114 de vísperas, cantó a las Beatas Mártires de Algemesí

 

Mª TERESA FERRAGUT

SOR VERÒNICA MASIÀ

SOR JOSEFA MASIÀ

SOR Mª JESÚS MASIÀ

SOR FELICIDAD MASIÀ

QUE DIERON SUS VIDAS POR LA FE

EL 25 DE OCTUBRE DE 1936.

FIESTA DE CRISTO REY,

EN LA CRUZ CUBIERTA DE ALZIRA

 

El himno: "Apresadas y llevadas a morir”, que dice así:

Apresadas y llevadas a morir,

María Teresa y sus hijas:

Josefina, María Jesús, Verónica, Felicidad.

No temáis a estos verdugos

Mostraos dignas de vuestra vocación

Tenemos un Rey que nos ama

La muerte no nos separará de Él.

No temáis a estos verdugos

Mostraos dignas de vuestra vocación

Tenemos un Rey que nos ama

La muerte no nos separará de Él.

El Señor Dios vela y se apiadará de nosotras

El Señor Dios vela y se apiadará de nosotros

El Señor Dios vela y se apiadará de nosotros

Aquella madre, al ver morir a su hijas,

sufría con valor

Porque tenía la esperanza puesta en el Señor.

Porque tenía la esperanza puesta en el Señor.

¡Ánimo!, ¡Ánimo!, Apiadaos de mí...mirad al cielo.

¡Ánimo!, ¡Ánimo!, Apiadaos de mí...mirad al cielo.

Mirad al cielo.