La Basílica de la Sagrada Familia tendrá Doce Mártires

 

La Basílica de la Sagrada Familia tendrá doce mártires. El 17 de enero de 2012, el Cardenal-Arzobispo de Barcelona, Lluís Martínez Sistach, ha clausurado la fase diocesana del proceso de beatificación de los Doce mártires de la Basílica de la Sagrada Familia. Estos doce presuntos mártires son seis clérigos muertos al inicio de la Guerra Civil Española y seis laicos que murieron por haberlos refugiado o ayudado: el Dr. Francesc Parés, presidente de la Junta de Obras, mosén Gil Parés, capellán de la Cripta, mosén Jaume Llonch, vicario y organista de la Cripta, el Dr. Ramon Balcells, fundador de la Caja de Ahorros de la Sagrada Familia; mosén Antoni Forns, párroco de San Juan de Gracia, la parroquia de Gaudí; el oratoriano padre Agustín Mas, director espiritual de Gaudí; Consol Puig, maestra de las Escuelas de la Sagrada Familia, y Clodomir Coll, que murieron por refugiar a mosén Gil Parés; los hermanos Francesc y Mercè Diéguez, que murieron con mosén Jaume Llonch; Francesc Xavier Cunill, colaborador del Dr. Balcells; y Ramon Parés, hermano de mosén Gil.

 

El cardenal Martínez Sistach designó como portador a la Congregación de las Causas de los Santos, en Roma, de las actas del proceso, metidas en cajas lacradas, al señor Antoni Oliva. Él es el fundador y presidente de la asociación civil que promueve este proceso de beatificación.

 

El número doce no puede ser más gaudiniano, como lo es el hecho de que seis sean laicos y, entre ellos, dos mujeres. Si, como decía Gaudí, "en la Sagrada Familia todo es providencial", este proceso de beatificación lo parece. En unos pocos años, los Doce Mártires de la Basílica de la Sagrada Familia serán beatificados: entonces, el edificio elegido por la Iglesia católica como icono de la Nueva Evangelización contará con todos los elementos necesarios para la evangelización: las piedras materiales - el arte de Gaudí- y las piedras espirituales, empezando por la más genuinamente evangélica y que es el fundamento de todas las demás: el testimonio de doce cristianos que han dado la vida por Jesucristo

 

El Sr. Cardenal Arzobispo, Dr.. Lluís Martínez Sistach, presidió, el ​​pasado martes 17 de enero de 2012, en el salón del trono del Palacio Episcopal, el acto de clausura del proceso diocesano de beatificación y canonización del Siervo de Dios Mn. Gil Parés Vilasau, y once compañeros mártires , todos los víctimas de la persecución religiosa del siglo pasado.

 

En sus palabras inicial el Sr.. Cardenal recordó en gran valor del acto que era celebrado: "La Iglesia existe para evangelizar, para anunciar a Jesucristo, para dar testimonio de la Fe, y hoy nos encontramos ante el testimonio de unos hombres y mujeres que, en circunstancias difíciles, fueron capaces de anunciar a Cristo, de proclamar la fe, hasta el mayor sacrificio que se puede hacer es dar la vida. Y lo hicieron con serenidad, conscientes de que su sacrificio era un anuncio vivo de la fe de la Iglesia ". "La santidad, continuó el Sr.. Cardenal, es el llamamiento hecho a todo bautizado, a nosotros mismos, y el ejemplo de aquellos que han manifestado la fe nos debe animar a vivir estos camino al que todos estamos llamados como hijos de la Iglesia. Sin la vocación a la santidad nada tiene sentido en el ámbito de la fe. Incluso la misma basílica de la Sagrada Familia , en todo su esplendor, ya la que están vinculados este Siervos de Dios, no tiene sentido si no lleva los hombres a la salvación, a la santidad ".

 

El canto del Veni Creator Spiritus dio lugar a las distintas intervenciones del acto. Mn. Lluís Bonet, vicepostulador de la causa y actual rector de la Sagrada Familia, introdujo la causa recordando que el proceso diocesano fue iniciado el cinco de febrero de 2008 y destacó la feliz coincidencia que el acto de clausura era celebrado en la festividad de San Antonio, onomástica de Antoni Gaudí, a quien todos los Siervos de Dios estaban vinculados. Citó también que los restos de Mn. Gil Padres fueron exhumados en la cripta de la Sagrada Familia el 11 de marzo de 2011. Mn. Bonet quiso resaltar el "el celo pastoral de los presbíteros, uno de ellos confesor de Gaudí, como la valentía de los laicos, que dieron la cara por sus pastores". Recordó, también, que entre los presentes en el acto había personas vinculadas al Siervos de Dios por lazos de parentesco o amistad como por ejemplo que presenció la detención de Consolación Puig, Mn. Joan Torrent, actual párroco de San Juan de Gracia, que era la parroquia de Antoni Gaudí y de donde era párroco Mons.. Antonio Hornos, el P. Victor Barrallo, del oratorio de San Felipe Neri de Gracia, de donde era el P. Agustín Mas Folch.

 

Antoni Oliva Sala
A continuación el notario actuario Mn. Bernat Gimeno presentó las actas del proceso, en tres copias, y el promotor de justicia, Mn. Albert Sólo, manifestó la veracidad de las mismas y la falta de impedimentos para que fueran debidamente presentadas a la Congregación de la Causas de los Santo. Mn. Bastida, como juez, y el Sr.. Cardenal, firmaron y sellaron las actas que fueron instruidas en los cajas que conteniendo toda la documentación del proceso. Asistió también al proceso Mons. Sebastià Taltavull, obispo auxiliar de Barcelona y Vicario General del Arzobispado. El Sr. Cardenal nombró al Sr.. Antoni Oliva Sala, presidente de la Asociación Verdad y Justicia, como responsable de hacer llegar la documentación fidedigna a la Santa Sede. Una vez selladas y lacradas las Capcir con la documentación le fueron entregadas por su envío a Roma.

 

El Siervos de Dios incluidos en este proceso diocesano son: Mn. Gil Parés y Vilasau , presbítero, primer sacerdote titular del Oratorio de San José, hoy basílica de la Sagrada Familia, la Sra.. Consolación Puig y Querol y que albergaba en su casa su a Mn. Parés, el Sr.. Cloromir Coll y Ibáñez , que refugió a Mn. Parés (los tres fueron detenidos conjuntamente y fusilados en la cantera del Guinardó), el Sr.. Ramon Parés y Vilasau , hermano de Mn. Gil, laico comprometido especialmente con la doctrina social de la Iglesia y fusilado en camino de Terrassa, el Dr.. Ramon Balcells Masó , presbítero, párroco de Santa Ana y fundador de obras sociales y caritativas, que al huir fue detenido y fusilado con su colaborador, el sr. Francesc Xavier Cunill Bastús cerca de Tremp; Mn. Jaume Lloch Solà , vicario coadjutor de la Sagrada Familia que se refugió en casa de la familia de Francisco y María Foguet, que fueron esforzarse para protegerlos, hasta que todos fueron detenidos y murieron por odio a la fe, el Dr.. Francesc Parés Iglesias , canónigo de la Catedral, y presidente de la Junta de Obras del Templo de la Sagrada Familia, detenido fue muerto en Montcada; Mn. Antonio Hornos rebosante , párroco de San Juan de Gracia, de donde era feligrés Antoni Gaudí, y el P. Agustín Mas , Felipe, asesinado también en Montcada.

 

Terminado el acto, y antes del canto de la Salve, el Sr. Cardenal dirigió de nuevo unas palabras a los presentes: "Hemos vivido la clausura del proceso diocesano del proceso de canonización de estos Siervos de Dios, testigos de la fe de nuestra arquidiócesis, hombres de Dios que nosotros quieren y creemos ya mártires de la fe . Ahora tenemos que rezar, mucho, mucho corazón, para que este proceso de beatificación siga su curso en la Congregación de las Causas de los Santos. En estos momentos de Nueva Evangelización, con nuestro plan pastoral y los próximos actos diocesanos de la Misión Metropilis y el Atrio de los Gentiles, el testimonio de fe de quienes nos han precedido nos debe animar a movilizar todas las fuerzas y energías en la misión de anunciar la Fe, ya que la Iglesia existe para evangelizar, ahora con nuevos métodos y con nuevo ardor como nos dijo el beato Papa Juan Pablo II. El martirio es el mejor y máximo testimonio de la Fe ". "Y necesitamos orar, continuó el Sr. Cardenal, de manera especial para el proceso de beatificación de Antoni Gaudí, a quien todos estos Siervos de Dios estaban vinculados, continúe su proceso, ahora con la redacción de la biografía y la positio que será presentada a la Santa Sede. Os animo a encomendar un baño en Antoni Gaudí , ojalá pronto disponemos de un milagro para presentar la Causa de los Santos, y tengamos el gozo de celebrar su beatificación en el marco incomparable de la basílica de la Sagrada Familia que él nos legó como expresión de su fe y santidad ". "Que con la intercesión de este Siervos de Dios y sobre todo de Antoni Gaudí, deseamos que pronto patrón laico de los artistas, nuestra fe se afiance y nuestro testimonio de evangelización sea firme, fiel y comprometido"