Mn. Salvador Nonell, fundador de Hispania Martyr 


En el primer número de nuestro Boletín, en Junio de 1984, nuestro Presidente regional Mn. Blas Quintana Argilés, canónigo de Tarragona, exponía el carisma de Hispania Martyr en los siguientes términos:


“Peregrinando por las tierras de nuestra provincia eclesiástica recabando entusiasmos para nuestra causa, no buscamos mas que obtener, si es la voluntad de Dios, que nuestros compañeros mártires sean puestos, por quien tiene autoridad para hacerlo, como luminarias, en medio de las tinieblas que nos quieren oscurecer el camino que nos lleva a Dios, por su ejemplo de valentía y ferviente amor a Cristo, de quien se mostraron files y entusiastas seguidores, sin que este juicio pretenda adelantarse al de la Iglesia.”.

 

El 18 de octubre de 1983 se había difundido la noticia: En Roma se ha levantado el embargo que desde los tiempos de Pablo VI paralizaba los procesos de glorificación de los presuntos mártires españoles de 1936 a 1939, y se les ha dado luz verde

        
    

La noticia provocó gran revuelo e hizo revivir la vieja polémica que se inició en el momento mismo de “aquello”. Polémica que en verdad arranca de “aquel signo de contradicción” que fue el mismo Jesucristo (Luc., II, 34), el más amado y el más aborrecido de los mártires. Y tras Él sigue y seguirá con la larga lista encabezada por san Esteban… lista que se irá alargando aún más, mientras el mundo sea mundo, según lo anunciado por Jesucristo: ”Bienaventurados vosotros cuando por mi causa  os insultarán , os perseguirán y dirán falsamente contra vosotros toda serie de calumnias. Entonces alegraos y celebradlo, porque vuestra recompensa será grande en el Cielo.” (Mat., V, I,12). “El siervo no puede ser superior a su dueño. Si me han perseguido a mí, también os perseguirán a vosotros.” (Jo., XV, 18-20)

 

Gozo y consuelo causó esta noticia de la luz verde a los procesos de nuestros mártires, entre los que contamos a multitud de familiares, compañeros, amigos y allegados, y para cuantos quieran colaborar en la ingente labor de recoger datos auténticos, a poder ser de testigos presenciales, para que, en respuesta a nuestras oraciones, Dios haga llegar la hora de su glorificación.

 

Tenemos constituida y legalizada desde 7 de octubre de 1982 una Asociación cultural con objetivos religiosos que se llama “Hispania Martyr siglo XX”, registrada con el número 47.002, que extiende su actividad a todo el territorio de la Nación Española, pero con delegaciones a nivel regional, diocesano y local.

 

Su fin primordial es la glorificación de los mártires de la Iglesia en España. Para ello HM se pone a disposición de cada diócesis para colaborar lealmente en todo lo que sea en pro de los mismos.

 

La Presidencia Nacional radica en Zaragoza y la ostenta el Canónigo Dr. D. Francisco Fernández Serrano, correspondiente de la Real Academia de la Historia. La Delegación en la Provincia Eclesiástica Tarraconense la ostenta el Canónigo D. Blas Quintana Argilés, y la Secretaría la desempeña Don Juan Piñol Priu, en Cornellá de LLobregat, Barcelona.

 

Salvador Novell Bru, Pbro. Párroco de Gornal. (“El Eco de Sitges” 25.2.1984)

 

A los familiares y amigos de los mártires por odio a la fe, 1934-1939.

 

¡Alabado sea Jesucristo!

 

Tenemos el inmenso gozo de comunicaros que se ha constituido legalmente Hispania Martyr. Su fin, señalado en el art. 5 de sus Estatutos es el de “promover, orientar e impulsar las actividades lícitas necesarias a efectos de obtener de la santa Sede la glorificación, – beatificación – canonización, de los gloriosos mártires españoles del Siglo XX; estudiar toda la problemática surgida entorno a estos presuntos mártires; dar a conocer sus nombres, circunstancias, gestas y triunfo, a nivel nacional, diocesano, regional o local”.

 

Un vasto programa, inspirado en el profundo amor a los que entregaron su vida en testimonio de Cristo…, y a sus ejecutores, porque, sin pensarlo, eran primerísimos actores de un poema martirial, que ha sido uno de los mayores que han existido en los veinte siglos de la era cristiana.

 

(Carta Circular de invitación a inscribirse  como socios en HM en 1984)