CEFERINO JIMÉNEZ MALLA
"EL PELÉ"

 
CEFERINO JIMÉNEZ MALLA, más conocido con el sobrenombre de «EL PELÉ», nació en Benavent (Lérida), en 1861 y fue bautizado en Fraga.  Hijo de gitanos católicos.  Como verdadero trashumante, había girado durante 40 años por los pueblos hasta que se estableció en Barbastro.

 

"Puedes librarte de la cárcel si entregas el rosario"  
De joven contrajo matrimonio al estilo gitano, pero en 1912 formalizó su unión según el rito católico.  Poco después comenzó a frecuentar la iglesia hasta convertirse en un cristiano modelo: asistía todos los días a misa, recibía la comunión y se dedicaba a obras de apostolado y de caridad.  Reunía a los niños gitanos y no gitanos y les enseñaba pasajes de la Biblia y las principales oraciones.  Se dedicaba a pacificar a los gitanos y a solucionar los conflictos con los «payos».  Fue un honrado tratante de animales.  Siempre amable y risueño.  Tuvo que soportar cruces y contratiempos, pero siempre fue un hombre de paz.  En 1926 se hizo Terciario Franciscano, y desde 1931 frecuentó la Adoración Nocturna. 

   Al estallar la guerra civil española, fue detenido en julio de 1936 por salir en defensa de un sacerdote.  Pudo librarse de la cárcel si entregaba el rosario y prometía no rezar en público.  Pero no aceptó desprenderse de su rosario y renegar a la fe que profesaba.  El 2 de agosto de 1936 fue fusilado en el cementerio de Barbastro.  Murió con el rosario en la mano y gritando: «¡Viva Cristo Rey!». 

   Fue beatificado por Juan Pablo 11 el 4 de mayo de 1997.  Es el primer gitano que sube a los altares.